Conformidad social y neurociencia

Una nueva investigación de imágenes cerebrales del Instituto Monash australiano, revela una perspectiva distinta de la conformidad social.

Frontiers in Neuroscience 2016

Este estudio proporciona nuevos conocimientos sobre cómo el cerebro maneja el desacuerdo, con implicaciones para la comprensión de la conformidad social.

Estar en desacuerdo supone una gran activación de la corteza prefrontal medial y la ínsula anterior. Determinadas personas tiene dificultad para activar estas zonas mientras que otras presentan la llamada disonancia cognitiva con gran actividad de dichas zonas y gran desacuerdo social.

Anuncios