¿Dónde van a parar los recuerdos de la infancia?

recuerdos-de-infancia

A los 6 meses de edad, los recuerdos de los bebés perduran al menos un día; a los 9 meses, un mes; a los 2 años, un año.

En un estudio de referencia de 1991 investigadores descubrieron que a los cuatro años y medio podían recordar memorias detalladas de un viaje a Disney World 18 meses antes. Alrededor de los 6 años, sin embargo, los niños empiezan a olvidar muchos de estos primeros recuerdos. En un experimento de 2005 con niños de cinco años y medio de edad, éstos recordaban más del 80 por ciento de las experiencias que tuvieron a los 3 años, mientras que los niños de siete y medio recordaban menos del 40 por ciento.

¿Qué explicación da la neurociencia?

La neurogénesis en el hipocampo adulto contribuye a la capacidad de aprender y recordar. Para aprender es necesario cierto grado de olvidar. Un bosque tiene espacio sólo para un número de árboles y al hipocampo le sucede lo mismo. Las nuevas células cerebrales podrían desplazar el territorio de otras neuronas o incluso reemplazarlas por completo, reconfigurando los pequeños circuitos que probablemente almacenan las memorias individuales.

Muchos de los pequeños circuitos neuronales que almacenan nuestros primeros recuerdos, no son eliminados por la neurogénesis. En su lugar, se reestructuran, lo que probablemente explica por qué los recuerdos originales se vuelven tan difíciles de recordar. Esos recuerdos son mezclas insolubles de recuerdos auténticos, narraciones de nuestro cerebro y escenas imaginarias soñadas por el subconsciente.

Anuncios