Retina y esquizofrenia

El seguimiento de los cambios en la retina puede ayudar a proporcionan un tratamiento más eficaz para las personas con esquizofrenia.

Existe un vínculo entre los problemas de visión y la esquizofrenia. El 62 por ciento de los pacientes adultos con esquizofrenia experimentan distorsiones visuales que involucran la forma, el movimiento o el color. En un estudio en Schizophrenia research 2015, los investigadores descubrieron indicadores retinianos que permitían hacer un seguimiento sobre la evolución de la enfermedad.

Describieron un aumento en la vascularización retiniana en enfermos o jóvenes en alto riesgo, como consecuencia de un bajo suministro de oxígeno de forma crónica.

También encontraron un adelgazamiento de la capa de fibras nerviosas de la retina, relacionada con la aparición de alucinaciones y problemas de agudeza visual en pacientes con enfermedad de Parkinson.

Anuncios