Corteza insular encargada de la adición. Terapias para dejar de fumar.

Un par de estudios sugieren que la corteza insular puede ser la clave para el tratamiento de la adicción. Los científicos han llegado a esta conclusión después de encontrar que los fumadores que sufrieron un derrame cerebral en la corteza insular eran mucho más propensos a dejar de fumar.

Cuando esta parte del cerebro se daña durante el accidente cerebrovascular, los fumadores tienen el doble de probabilidades de dejar de fumar y los síntomas de abstinencia y la ansiedad son mucho menos graves.

Los medicamentos de primera línea utilizados para tratar la dependencia del tabaco – que incluyen bupropión y vareniclina – se dirigen principalmente las vías de “recompensa” del cerebro. Interfieren en la liberación y unión de la dopamina en el cerebro en respuesta a la nicotina. Si bien estos fármacos son bien tolerados en general, tienen tasas relativamente altas de recaída. La mayoría tienen una tasa de éxito de hasta un 30 por ciento después de seis meses, lo que significa que el 70 por ciento de las personas que utilizan estos tratamientos finalmente volverán a fumar de nuevo. Las terapias de reemplazo de nicotina, como parches y pastillas, tienen una tasa de éxito similar.

Anuncios