Variabilidad cardiaca en bioretroalimentación cerebral

Ante la creciente preocupación sobre el abuso de medicación psicotrópica se han desarrollado diversas técnicas de retroalimentación para mejorar el funcionamiento cerebral. La ansiedad, la depresión, los trastornos del sueño son fruto de cambios fisiológicos en el cerebro y se pueden revertir. Los medicamentos pueden proporcionar suplementos o la recaptación de ciertos neurotransmisores, pero al suspender la medicación, volverán los síntomas.

Utilizando medidas de velocidad y coherencia del procesamiento cerebral, medidas cardíacas y pruebas neuropsicológicas se puede analizar que zonas del cerebro no están funcionando correctamente.

Con el entrenamiento neurofeedback EEG, se le enseña a las neuronas los patrones correctos de comunicación y como consecuencia la liberación de neurotransmisores.  Las neuronas aprenden a comunicarse en un proceso denominado potenciación a largo plazo.

Hemos añadido la variabilidad de la frecuencia cardiaca (VFC) como biofeedback del sistema nervioso central y autonómico. La variación equilibrada en el intervalo entre latidos se ha asociado a mayor supervivencia al ataque del corazón, reducción del estrés y mejora el sueño. Por el contrario una baja coherencia o desequilibrio en la variabilidad se asocia con hipertensión, paro cardíaco, depresión y ansiedad.

El espectro de pacientes que pueden beneficiarse de la capacitación de biorretroalimentación es muy amplio, desde los jóvenes con TDAH, a los atletas con lesiones deportivas, a los profesionales que trabajan en ambientes de alto estrés que sufren de ansiedad, trastornos del sueño paralizantes y muchas entidades neuropsiquiátricas.

Anuncios