Decisión y neurociencia

Para algunos tomar una decisión relativamente simple es una fuente de estrés.

En  la Universidad de Zurich han hecho un descubrimiento importante en este sentido. La intensidad de la comunicación entre diferentes regiones del cerebro determina nuestra capacidad de decisión.

La clave es la intensidad de la comunicación o flujo de información entre dos áreas del cerebro que representan nuestras preferencias y la planificación de acciones: la corteza prefrontal y la corteza parietal.

Los investigadores utilizaron estimulación de corriente alterna transcraneal generando oscilaciones coordinadas en la actividad, demostrando que a mayor actividad mayor capacidad de decisión.

Anuncios