Marihuana para la epilepsia refractaria o la esquizofrenia, todavía en espera.

La hierba de cannabis (marihuana) se hace mediante el secado de las hojas y las flores. La resina de cannabis (hachís) recogiendo el fluido secretado por la planta durante la fase de floración.

Una revisión reciente indica que los estudios de esta planta han identificado más de 500 compuestos. Los cannabinoides psicoactivos principales son los tetrahidrocannabinol (THC). En concreto los 6,7,8,9. El 9 THC es considerado el principal componente psicoactivo y el más abundante. La cantidad de 9 THC varía en gran medida entre cepas de plantas y también se ve afectada por el tipo de agricultura.

Después de la ingestión por el tabaquismo, los efectos iniciales pueden aparecer en el primer minuto, mientras que los efectos de la ingestión oral pueden aparecer en 15-30 minutos.

Estudios de imagen funcional indican que la intoxicación se asocia con aumento del flujo regional cerebral y consecuente metabolismo, especialmente en las regiones frontales y límbicas, así como en el cerebelo.

Algunos estudios apoyan su consumo en el desarrollo de trastornos psiquiátricos,  desórdenes emocionales especialmente la esquizofrenia.

La identificación de los receptores de cannabinoide endógeno (endocannabinoides) en el tejido cerebral es relativamente reciente. Se clonaron los receptores (CB1 y CB2) en los 1990s. Luego vino la identificación del primer endocannabinoide, N-arachidonoylethanolamine (anandamida, del sánscrito “felicidad eterna”).

Tanto los receptores CB1 y CB2 son proteínas de la superficie celular que atraviesan la membrana y se acoplan intracelularmente a las G-proteins. Los receptores CB1 se encuentran predominantemente en los terminales del axón, tanto en el sistema nervioso central como en el periférico. También se encuentran en algunos tejidos periféricos (por ejemplo, hígado, intestino, adrenal, músculo y grasa).  Receptores CB2 se encuentran periféricamente en las células inmunitarias (por ejemplo, bazo, amígdalas, macrófagos, monocitos, neutrófilos).

El posible futuro uso en la epilepsia refractaria al tratamiento o los trastornos neuropsiquiátricos queda por dilucidar.

Anuncios