Dejar de fumar. Se encarga la ínsula.

brainsofsmok

Los investigadores analizaron imágenes por resonancia magnética de 85 personas tun mes antes de su intento de dejar de fumar. Todos los participantes dejaron de fumar y 44 con éxito a largo plazo.

Se encontró una mejor sincronía (actividad coordinada) entre la ínsula, el hogar de los impulsos y deseos y la corteza somatosensorial, una parte del cerebro que es fundamental para nuestro sentido del tacto y el control motor.

La ínsula está enviando mensajes a otras partes del cerebro que fumar o no. Es una estructura clave en lo que respecta al consumo de tabaco. Una forma de intervenir sobre la función de la ínsula es el Neurofeedback y la estimulación magnética transcraneal. En la actualidad se usa para reforzar la voluntad y dejar de fumar.

Anuncios