Meditar modifica genes y favorece un efecto antiinflamatorio

Psychoneuroendocrinology 2015

Un nuevo estudio realizado por investigadores de Wisconsin, España, y Francia muestra evidencia sobre cambios moleculares específicos después de un período de práctica intensiva de atención plena.

Después de ocho horas de meditación mostraron una gama de diferencias genéticas y moleculares, incluyendo genes de regulación inflamatorios, con una recuperación más rápida ante una situación estresante.

Los resultados del estudio muestran una regulación a la baja de los genes que han sido implicados en la inflamación. Los genes afectados pro-inflamatorios son RIPK2 y COX2. Otros genes también involucrados son los llamados HDAC, (genes histona desacetilasa) que favorecen la reperación del cortisol más rápido tras una prueba de esfuerzo social, como un discurso improvisado y tareas que requieren cálculos mentales realizados delante de una cámara de audiencia y de vídeo.

Parece ser que los pensamientos positivos provienen de la mente consciente, mientras que los pensamientos negativos contradictorios se programan en la más poderosa mente subconsciente. El subconsciente controla el 95 por ciento de nuestras vidas. Usted puede literalmente cambiar el destino de las células mediante la alteración de sus pensamientos. La función de la mente es crear coherencia entre nuestras creencias y la realidad que experimentamos.

Anuncios