Neurociencia de la culpabilidad

Revista Social Cognitive and Affective Neuroscience 2015

La Universidad de Monash en Melbourne, Australia, reclutó a 48 sujetos y les pidió someterse a una resonancia magnética funcional (fMRI) en tres escenarios diferentes. Asesinando ficticiamente en una guerra al enemigo, a un inocente o en estado basal.

Se estudiaron las zonas activas del juicio moral y la culpabilidad.

  1. La corteza orbitofrontal (OFC), una región del cerebro anterior largamente conocida por estar involucrada con la sensibilidad moral, los juicios morales y tomar decisiones acerca de cómo comportarse.
  2. La unión temporoparietal (TPJ) que toma parte de esta carga moral, el procesamiento de algo deliberadamente y por lo tanto, ser dueño de la responsabilidad por ello.

Hubo mayor actividad y acoplamiento entre la OFC y la TPJ, cuando “me siento culpable” y el TPJ respondía, “usted debe”.  A mayor activación de la OFC mayor culpa.

La OFC y TPJ no estaban solas en este procesamiento moral. Otra región, conocida como el giro fusiforme, fue más activa cuando los sujetos imaginaban matar civiles. Esta parte del cerebro está involucrada en el análisis de las caras.

Cuando los sujetos estaban matando soldados, hubo una mayor actividad en una región llamada la circunvolución lingual, que está implicada en el razonamiento calculado más desapasionado; el “negociador frío”.

Anuncios