Dolor crónico. Neurofeedback y estimulación magnética transcraneal

El cerebro utiliza el cuerpo para que le informe de todo lo que sucede en el mundo exterior. Con esta información se adapta para sobrevivir y evitar el dolor. Persigue el placer.

El uso de pensamientos, imágenes, sensaciones, recuerdos, emociones y creencias cambian conscientemente el cerebro. Cambian el desarrollo anatómico, estructura celular, la coordinación fisiológica, circuitos eléctricos, la actividad molecular, la función regional y la neuroplasticidad.

El proceso de dolor persistente se aprende. Todo lo que podemos hacer es un comportamiento aprendido.

En el dolor persistente del cerebro nos está diciendo que algo está mal, pero las soluciones que ofrece son peores que el problema.   Mediante el uso de acceso consciente al cerebro podemos recuperar la normalidad. El neurofeedback y la estimulación magnética transcraneal ayudan a modificar el cableado erróneo cerebral.

El gráfico siguiente muestra las funciones regionales en las áreas que percibimos el dolor. shrink-the-map-small

Anuncios