La corteza insular y la conciencia. Ínsula.

La corteza insular anterior es una pequeña región del cerebro que juega un papel crucial en la autoconciencia humana y en los trastornos neuropsiquiátricos.

La corteza insular, o simplemente ínsula, es una región cortical oculta, doblada y escondida profundamente en el cerebro.

En la última década, la ínsula ha surgido de la oscuridad para tener un papel clave en diversas funciones por lo general vinculadas a nuestros estados corporales internos, a nuestras emociones, a nuestra conciencia de uno mismo y nuestras interacciones sociales.

La parte más anterior de la ínsula es donde los humanos conscientemente sienten emociones subjetivas, como el amor, el odio, el resentimiento, la confianza en uno mismo o la vergüenza.

En relación con estos sentimientos, la ínsula anterior lleva a cabo diferentes psicopatologías. El daño de la ínsula conduce a la apatía y la incapacidad de explicar nuestros sentimientos.

Estas inhabilidades y la alteración de la ínsula también se encuentran en el autismo y otros trastornos neuropsiquiátricos altamente perjudiciales incluyendo la variante conductual de la demencia frontotemporal.

Evidencia funcional y neuroanatómica indican que es la base neural de la conciencia, unificando la corporalidad con el yo sensible y emocional.

La parte derecha parece estar asociada con la aversión, el sistema simpático y el egocéntrismo. La izquierda con el apetitivo, la afiliación y los afectos positivos en relación con la actividad parasimpática.

Anuncios