¿Hacia dónde va la investigación en los trastornos mentales?.

Publicado en la revista PLoS One 2014.

Investigadores de la Universidad Carnegie Mellon han creado técnicas que relacionan imágnes del cerebro frente a pensamientos sociales. Esta técnica puede predecir diagnósticos de autismo con un 97 por ciento de exactitud.

Esta investigación de la neurociencia está en la vanguardia de dos frentes: avanza en la misión de clasificación y diagnóstico de los trastornos mentales en base a las medidas conductuales y neurobiológicos (en lugar de los síntomas convencionales) y se integra la concepción del cerebro y la mente mediante la evaluación de los pensamientos en términos de la función cerebral.

Trastornos psiquiátricos – incluyendo el autismo – se caracterizan y diagnostican con base en una evaluación clínica de la conducta verbal y física. Las imágenes del cerebro y la neurociencia cognitiva proporcionan una nueva y poderosa herramienta avanzada.

El estudio combina imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) y técnicas de aprendizaje automático desarrollado por primera vez en el Carnegie Mellon. Utilizan patrones de activación cerebral para escanear y decodificar los contenidos de los pensamientos de los objetos o las emociones de una persona.

Los pensamientos y emociones específicas tienen una firma neural muy similar en los individuos normales, lo que sugiere que los trastornos cerebrales pueden mostrar alteraciones detectables en los patrones de activación de pensamiento. El equipo utiliza el término de “pensamiento marcador” porque indican anomalías en las representaciones cerebrales de ciertos pensamientos, siendo diagnóstico de enfermedad.

Se pidió a los participantes que pensaran en 16 diferentes interacciones sociales, como “persuadir”, “adorar” y “abrazo”.

Las imágenes cerebrales resultantes mostraron que los pensamientos de la interacción social de los participantes de control ‘claramente incluyen la activación de una representación del “yo”. Esta imagen se manifiesta en regiones de la línea media posterior del cerebro. Esta imagen estaba ausente en el grupo de autismo.

Este es un método potencialmente muy valiosa que podría complementar la evaluación psiquiátrica actual. Podría identificar trastornos psiquiátricos no sólo por sus síntomas, sino por los sistemas cerebrales que no están funcionando correctamente.

Anuncios