Oligodendrocitos. Más importantes de lo esperado

Cell 2014

La plasticidad del cerebro y su capacidad de adaptación a nuevas situaciones dependen de una célula infravalorada hasta ahora.

Los resultados muestran que un tipo de célula de apoyo, los oligodendrocitos, desempeñan un papel importante en la comunicación célula-célula en el sistema nervioso.

El proceso de aprendizaje se lleva a cabo en parte por las células nerviosas creando nuevas conexiones en el cerebro. Las células nerviosas humanas son, por tanto, cruciales para almacenar nuevos conocimientos. Pero también es importante que los impulsos nerviosos viajen a alta velocidad y para lo cual es necesaria la mielina. La mielina actúa como una capa aislante alrededor de las fibras nerviosas. A mayor mielina, más aceleración del impulso nervioso.

Esta interacción, donde el desarrollo del cerebro está conformado por las demandas que pesan sobre ella, es lo que hoy conocemos como la plasticidad del cerebro.

En los seres humanos, la generación de oligodendrocitos es muy baja, pero a pesar de esto, la producción de mielina puede ser modulada.

En el estudio en cuestión, los investigadores han estudiado los cerebros de 55 personas fallecidas en el rango de edad de 1 a 92 años. 

Al nacer la mayoría de los oligodendrocitos son inmaduros. Posteriormente maduran a un ritmo rápido hasta la edad de cinco años, alcanzando la madurez. Después de esto, la tasa de rotación es muy baja. Sólo uno de cada 300 oligodendrocitos se sustituye por año, lo que significa que los seres humanos mantienen la mayor parte de estas células toda su vida.

Anuncios