El cerebro busca grasa como recompensa

Molecular Psychiatry 2014

 

Un equipo del laboratorio “Biologie et Fonctionnelle Adaptativa” (CNRS / Université Paris Diderot), ha descubierto que el cerebro no sólo consume la glucosa. Se ha encontrado una enzima que puede descomponer los triglicéridos, en núcleos del cerebro asociados a la recompensa.

Para estudiar estos hechos, los investigadores han desarrollado un enfoque que permite inyectar pequeñas cantidades de lípidos directamente en los cerebros de ratones. Ellos observaron que una infusión de triglicéridos en el cerebro reduce la motivación del animal para presionar la palanca para obtener una recompensa de comida. También reduce la actividad física a la mitad. Lo que es más, un ratón  equilibra su dieta entre las dos fuentes de alimentos que se ofrecen (alimentos ricos en grasa y alimentos más simples).

Para asegurarse de que son los lípidos los que cambian el comportamiento de los ratones, eliminaron la enzima específica para los triglicéridos silenciando su gen de codificación, en las zonas de recompensa cerebral. El animal muestra entonces una mayor motivación para obtener una recompensa, y si tienen la oportunidad, consume alimentos mucho más ricos que la media. Este trabajo se hace eco del trabajo previo de sus colegas: la reducción de esta enzima en el hipocampo causa la obesidad y simula el comportamiento de personas que consumen drogas.

Según los contenidos de triglicéridos, el cerebro se adapta para buscar o no satisfacción activando los centros de recompensa.

Anuncios