La inmadurez puede simular hiperactividad con déficit de atención

Canadian Medical Association Journal 2012

Los niños más pequeños en clase pueden ser más propensos a recibir un diagnóstico de déficit de atención con hiperactividad (TDAH) que sus compañeros de más edad y por ende los daños potenciales de sobrediagnóstico y prescripción excesiva.

En un estudio de cohorte de más de 900.000 niños canadienses, los investigadores encontraron que los niños nacidos en el mes de diciembre (la fecha de nacimiento de corte para entrar a la escuela en la Columbia Británica) fueron un 30% más propensos a ser diagnosticados con TDAH que los niños que nacieron el mes de enero anterior.

Este número fue aún más dramático en las niñas, con un 70% más propensos a ser diagnosticados con TDAH que las niñas nacidas en enero.

Además, los niños y las niñas tenían un riesgo significativamente mayor de recibir el tratamiento del TDAH con sus efectos adversos. Incluyendo un mayor riesgo de eventos cardiovasculares, así como los efectos sobre el crecimiento, dormir y el apetito.

Para este análisis, los investigadores evaluaron los datos de 937,943 niños y niñas que se encontraban entre las edades de 6 y 12 años durante el período de estudio, de 1997 a 2008.

Los resultados mostraron que el 6,9% de todos los niños fueron diagnosticados con TDAH frente al 2,2% de las niñas. Además, el 5,5% de los niños recibieron algún tipo de tratamiento de TDAH frente al 1,6% de las niñas.

Los niños que nacieron en diciembre fueron significativamente más propensos a ser diagnosticados con TDAH que los niños nacidos en el mes de enero anterior (riesgo relativo [RR], 1,30; 95% intervalo de confianza [IC], 1,23-1,37). Los porcentajes de los niños diagnosticados con TDAH en esos meses fue de 7,4% y 5,7%, respectivamente.

Anuncios